Los Bancos de Alimentos

Los Bancos de Alimentos son organizaciones sin  ánimo de lucro, basadas en el voluntariado, cuyo  objetivo es recuperar los excedentes alimenticios  de nuestra sociedad para canalizarlos hacia las  personas necesitadas que puedan aprovecharlos,  evitando así cualquier desperdicio o mal uso de      los mismos. De ahí su lema:    “Nos hace falta lo que a ti te sobra”.

Nacieron en Norteamérica a mediados del siglo XX a iniciativa del arquitecto belga retirado John Van Hengel, quien se dio cuenta de la gran cantidad de alimentos que se desperdiciaban en los centros abastecedores de grandes superficies y tiendas de alimentación, y el importante número de familias necesitadas que podrian socorrer con ellos. Van Hengel organizó con un puñado de voluntarios la recogida de alimentos en supermercados naciendo así, en Phoenix-Arizona, el primer Banco de Alimentos (St Mary’sFood Bank) en los 250 metros cuadrados de una vieja tahona.

A partir de la fundación del primer Banco, en 1967, la idea se propagó rápidamente con el aliento y ayuda del Gobierno de los Estados Unidos de América, extendiéndose en poco tiempo a los 50 estados de la Unión y Puerto Rico para de allí saltar a Canada y en 1984  llegó a Europa, concretamente a Francia, continuando su expansión a otros paises: Italia, Inglaterra, Portugal …hasta que finalmente en 1987 se constituyó en  Barcelona el primer Banco de Alimentos de España. En  la actualidad funcionan en nuestro país 53 Bancos de  Alimentos que cubren prácticamente toda la geografía  nacional.

Los Bancos de Alimentos operan en sociedades desarrolladas, despertando el espíritu solidario y difundiendo los valores humanos y culturales necesarios, para  mitigar la cruel contradicción que supone la existencia de grandes excedentes alimenticios por una parte y  bolsas de marginación y pobreza por otra, que se han agravado con la severa crisis económica que padecemos.

Los Bancos de Alimentos no entregan directamente comida al usuario final, si no que los donan a centros asistenciales reconocidos, que por su relación directa con las personas necesitadas garantizan que los alimentos lleguen concretamente a su destino.

Los Bancos de Alimentos son entidades reconocidas oficialmente. En el caso de España todos los Bancos de Alimentos  están integrados en la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), que a su vez es miembro de la Fédération Européenne  des Banques Alimentaires (FEBA) con sede en París, que agrupa a 241 Bancos europeos repartidos en 18 países. Según datos de la FEBA, en el año 2009, 79 millones de europeos vivían en la pobreza, de los cuales 30 millones sufrían malnutrición severa. Los Bancos europeos recogieron ese año 328.720 toneladas de alimentos por valor de 720 millones de euros, que se distribuyeron a 4,7 millones de personas a través de 25.900 organizaciones benéficas y de servicios sociales. A nivel mundial existen actualmente unos 500 Bancos de Alimentos.

En 1996 los Bancos de Alimentos de España constituyeron la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), que coordina sus actividades y facilita las relaciones con los organismos de la administración central e internacional, así como con otras entidades no lucrativas y con empresas agroalimentarias, que proporcionan alimentos excedentes o ayudan en su sector de competencia a la actividad de los Bancos de Alimentos.

También son actividades de la Federación, fomentar el acercamiento e intercambio entre bancos, elaborar estadísticas y publicidad común, facilitarles asesoramiento tanto administrativo, como jurídico, entre otras.

La FESBAL gestiona para los bancos ayudas de organismos oficiales y entidades privadas, que colaboran en el equipamiento técnico de sus almacenes y en atender las necesidades económicas que origina sus funcionamiento.

Desde el año 2006, el Gobierno decidió encomendar a la FESBAL la tarea de almacenar y distribuir entre los Bancos de Alimentos de España, los alimentos procedentes de los Fondos de Cohesión Europeos, que el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), se encarga de recepcionar.