El Banco de Alimentos de Mallorca

Fue en 1995 cuando en la capital de nuestra  Comunidad se creó el Banco de Alimentos de Mallorca, gracias a la tenacidad, entusiasmo y trabajo de un  grupo de personas capitaneadas por Antonio Mir Salas.  Su denominación actual, Fundación Banco de Alimentos de Baleares-Orden de Malta, data del año 2001, como consecuencia del acuerdo suscrito entre la S.O.de  Malta y el propio Banco de Alimentos, por el que la  Orden se comprometía a colaborar económicamente  en los gastos de funcionamiento del Banco con una  aportación anual.

Como no podía ser de otra manera, los objetivos del Banco de Alimentos de Mallorca responden a la misma filosofía que los del resto de Bancos del mundo y de España. Así, nuestro empeño está en aprovechar al  máximo los excedentes de alimentos que se originan  en nuestra isla y que, ya sea por dificultades de  comercialización de los mismos, excedentes de stock,  proximidad a la fecha de consumo preferente,  cambios de embalaje o por otros motivos, de no  recuperarse por el Banco de Alimentos se hubiesen  destinado a su destrucción. También tienen mucha  importancia los alimentos que se reparten  procedentes de los Fondos de Cohesión Europeos.

Merecen destacarse asimismo los alimentos de  primera necesidad que recibimos por la generosidad  de empresas, tanto agroalimentarias como de otros  sectores de actividad, así como de otros colectivos  tales como colegios profesionales, instituciones y  particulares. El Banco adquiere, por su parte,  cantidades importantes de los alimentos más deficitarios, gracias a las ayudas recibidas de  organismos oficiales, de la administración  autonómica y de otras instituciones privadas.

Los principios básicos que rigen la actuación del Banco  de Alimentos de Mallorca son dos:

  • Gratuidad total de los alimentos distribuidos
  • Transparencia en sus cuentas

La gratuidad es la característica fundamental de la actuación del Banco, ya que los alimentos se reciben de forma gratuita y del mismo modo deben distribuirse. Las entidades benéficas que los reciben, para repartirlos a los usuarios finales, se comprometen por escrito a actuar de acuerdo con los principios del Banco de Alimentos, donando a su vez gratuitamente los alimentos recibidos. Estas entidades distribuyen los alimentos que reciben a personas necesitadas que viven en Mallorca.

La transparencia en las cuentas es el segundo principio básico de actuación de nuestro Banco. Para      garantizarla, el factor más importante es que los donativos se solicitan y reciben preferentemente en      forma de alimentos y las ayudas económicas tanto de organismos oficiales como de otras instituciones y empresas, salvo que estén vinculadas a alguna otra necesidad específica, se destina íntegramente a la adquisición de alimentos para su posterior reparto. Sólo se utiliza directamente efectivo para pagar los gastos de funcionamiento del propio Banco, como furgonetas y gasolina, carretillas elevadoras, gastos de almacenaje y oficina, impresión de esta Memoria y de otras publicaciones, etc. Las cuentas del Banco de Alimentos de Mallorca se presentan anualmente al Govern Balear para su supervisión y control.